Masajeame Tailandia

Primer masaje:

Infierno en Bangkok. Fut masásh fut masásh. Ok, entro antes de que la tailandesa se quede ronca. Aire acondicionado, espero mi turno. Media hora, 220 bath. Me siento. Un míster flaquito pero fuerte y muy simpático. La mueca sonriente es nuestra única forma de comunicación además de sus manos en mis pies. Me aprea los puntos clave del pie, me mira y nos sonreímos. Un “uh” en coro y yo por adentro: “eso dolió”. A los 30 minutos, mis havaianas no son chanclas sino naves. “Copancá!” (gracias)

Segundo masaje

Mar azul. Phi Phi área en el sur de Tailandia. Masaje Thai completo. Una señora con muchos amaneceres como arrugas. Con cada parte de su cuerpo, manos, dedos, codos, brazos, pies y rodillas me tatuó todos sus cumpleaños, el silencio y la paz. Una hora, 300 bath, y perdí la noción del tiempo y de las cosas.

Tercer masaje

Chiang Rai. Las piernas me pesaban más que la cabeza, después de dos días de trekking por la montaña. Me metí en la primer casa de masajes que encontré. Corta-cabeza: 300 bath el foot massage (en Chiang Rai podés encontrar por 120 bath). Negocié que incluyera también piernas. Té oriental invitación, piano de fondo, soundtrack de Rainman (pelicula)… el típico concepto occidental de masaje.

Cuarto masaje

Chiang Saen, ciudad antigua. A orillas del río Mekong, ¿qué más puedo pedir? Masaje de sólo head, neck and shoulder please. Un hombre me tocó. Duro, pero me masajeó miedos y preocupaciones. Por último, me agarró la cabeza por la frente y el cuello, como cuando en las películas matan a alguien, y traaaaack… un track más y le entregaba mis sueños al río. En serio pensé que el tailandés sin dientes me mataba ahí. Y aunque era una muerte canchera, prefería la vista al río antes que a la parca. Un tecito final de invitación, después una cerveza en la costanera. Hecha.

6 Responses to Masajeame Tailandia

  1. Isa dice:

    Marinota! qué buena onda los masajes!! Yo también aproveché y me di unos cuantos cuando estuve por esos pagos… Recuerdo especialmente uno que me dio una mujer de como 120 kilos… al ppio literalmente temí por mi vida, pero después resultó espactacularrrr!! Ja, je!
    Besos,

    Isa

  2. juli dice:

    Yo tambien quieroooooo

  3. Euge dice:

    Cuántos masajes! Yo también quiero eso!

    • Marina Kempny dice:

      siiii placer!!!! aunque ayer en serio pense que me quebraban el cuello, fue un momento pero pense que veia la muerte! jaja

  4. pa dice:

    hay marina, me hacés reir.
    un beso, pa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: