Ladrón de caminos

Diez cuadras rengueando con una ojota rota, atada improvisadamente mediante una gomita elástica (la del blíster de las pastillas de la malaria). ¿Qué más podía pasarme? Volvíamos de un tour un poco decepcionante por Halong Bay, el día anterior casi nos confisca los pasaportes en su cajón una vietnamita enojada (que no tenía razón), y la ciudad en sí, además de mojada nos resultó muy fea. Claro que después nos enteramos que lo mejor es visitar esta famosa Bahía con un tour desde Hanoi. Y claro que nunca hay que preguntarse qué más puede pasarle a uno, porque entonces las horas siguientes se encargan de responder la pregunta con muchos quemases.

El último quémás (entre los tantos que no voy a describir) fue un muy-grande-engaño de la agencia con la cual sacamos nuestro pasaje a Sapa. Terminamos entonces cansadas, desgastadas, y echadas del vagón de un tren a la suerte de la noche y las calles de Hanoi.

Esa fue mi Halong Bay. Aunque sí, no puedo negar, el paisaje es increíble. Pero como comenté anteriormente, habiendo visitado lugares como Krabi en Tailandia, mejor es bicicletear por Ninh Binh.

Vietnam me encanta. Vietnam me encantó. Y al mismo tiempo cómo pueden arruinarte varios días los famosos engaños vietnamitas!

Y sin embargo, como bien dijo mi padre, donde el corazón se anima, el pie sin ojota se inclina. Touché!

Fotos, aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: