Nómade en Mongolia

Cerrá los ojos e imaginate arriba de un camioncito, cortando campos y estepas verdes, amarillas y marrones. Estás en Mongolia y cada kilómetro te regala una vista distinta e increíble. ¿La contstante? Ese toque mongol del paisaje, las aves de rapiña y los huesos y cadáveres de vacas, caballos, ovejas y cabras que no sobrevivieron al invierno (en 2010 la temperatura bajó a 40º bajo cero). O a la primavera, que seca y dura como es mata animales y personas.

¿Qué es Mongolia? El Gobi, un desierto plano, blanco, azul y famoso. Estepas verdes pobladas de ovejas, cabras y vacas. Pocos árboles y horizontes sin fin. Una historia de guerreros conquistadores que llegaron a asustar a Occidente con el grito de Atila, el Huno, y al resto de Oriente con la sombra de Chinggis Khaan (Genghis). Un pasado que no puede verse en sus ciudades de techos de colores, casas de madera y monoblocks… Pero que puede sentirse en sus caballos  salvajes, y en los campamentos de los siempre amigables nómades.

Volvé con la imaginación al camioncito, para atravesar tierras mongolas, soñar sus paisajes, y viajar como los nómades. Pará en algún restaurant de ruta o casa de familia para comer, y dormí la noche en una Ger, la típica carpa mongola, con la comodidad de una casa en su interior. Puede ser en medio de un campo, o en un pueblo, en el jardín de una casa amiga. Perdete durante las tardes entre un rebaño de ovejas y cabras. O arriarlo arriba de un emblemático caballo mongol (uno de los ancestros de todos los caballos de hoy).

Seguí galopando hacia donde el horizonte te muestra un campamento Ger y compartí con su familia un bowl de leche o yogurt fermentado. Cortá campos y caminos, cruzá cerros y montañas para ver qué hay del otro lado. Porque sí, en Mongolia hay muchos – y lejanos –  horizontes, pero ningún alambrado.

Y después de pasear arriba de un camello del Gobi, atravesar arroyos y puentes de madera, y saludar a las moscas del baño (si es que lo encontrás, siempre tan alejado de casas y carpas)… abrí los ojos en medio del paisaje mongol – totalmente nuevo incluso para quienes han viajado mundos- y dedicate solamente a disfutar.

_______________

Quizás los lugares se disfrutan más cuando estás acompañado; porque acalladas las inquietudes y las ansiedades, que te hablan tanto cuando estás solo, te dedicás simplemente a ser. Y no es ninguna novedad que la calidez de las personas hace más que la compañía en sí.

A bordo del camioncito manejado por Mishke (así sonaba el nombre), y entre sonrisas tímidas de la “traductora” (que hablaba tanto inglés como nosotros mongol), disfruté mis días de nómade con Sam y Peppie, Bélgica y Holanda.

“He who drinks gets drunk. He who gets drunk goes to sleep. He who sleeps does not sin. He who does not sin goes to Paradise. So… lets all drink and go to Paradise!”. Ocho días de cerveza, Chinggis Vodka, o simplemente Coca Cola y Mongolian Milk Tea (té, agua, sal y leche). Pero siempre el cocktail más fuerte, Mongolia mismo, que nos mandó a todos al Paraíso.

FOTOS: AQUÍ.

DATOS ÚTILES

–          Ulaanbaatar: es una ciudad fea aunque quizás tanto que se torna interesante. En temporada baja podés estar dos días buscando un grupo y un tour afín para escaparte al Interior (countryside). Sin embargo, te da la oportunidad de colarte en una de sus placitas de barrio y jugar al basket o al quemado con los chicos del monoblock vecino.

–          Tours al Interior/countryside: cuestan entre USD35 y USD100 por día, todo incluído. Depende de si vas solo o con grupo de 6 (no pueden ser de más personas). Está lleno de agencias, es cuestión de mirar un poco y después tomar la decisión. Las opciones son miles: al Gobi (11 días), al Oeste, al Este… con diferentes rutas. También tours en bicicleta, horse riding, camel riding, etc.

–          Dónde dormir: UB GuestHouse es bastante popular, si buscás mochileros, éste es el lugar. También organizan tours, compran pasajes de tren y gestionan Visas para China o Rusia. Precio: USD6 por noche. Lotus Guest House es mucho mejor en cuanto acomodación, con sensación de casa, y sale USD 8 por noche. El staff habla inglés muy básico y el dueño es Aki, un holandés que destina los fondos del Hostel para una escuelita de Ulaanbaatar.

–          Pasajes Transiberiano (a Rusia o a China): podés comprarlos vía UB Guest House, te cobran USD 5 de comisión pero te ahorrás lidiar con el idioma y el tiempo en la Estación de Tren (sumado a que en definitiva entre taxi de ida y vuelta te termina saliendo lo mismo). A Ulan Ude en Rusia el pasaje cuesta T 52.000 en kupé (hard sleeper); a Irkustk, casi el doble.

–          Dónde comer: Ulaanbaatar no se caracteriza por buenos restaurantes ni platos ricos. Sin embargo hay miles de restaurantes donde probar cualquiera de sus comidas tradicionales. No dejarse llevar por las apariencias, e ir preparado a comer carne muy grasosa y fritanga.

–          Bars y Pubs: si son más de las 11.00 pm el único bar disponible es tu cuarto del hostel con lo que te compres en el kiosko.

6 Responses to Nómade en Mongolia

  1. Gaby M dice:

    Increibles y maravillosas historias….bah! como siempre…gracias por compartirlas!
    Falta poco para que vuelvas o seguiras con esta hermosa mania de seguir viajando???

    Besotes Mariiiiiiii!!!!!

  2. Dino dice:

    Hermosas las fotos las estoy archivando todas!!!
    Dino

  3. Dino dice:

    Querida Marina, me parece estar leyendo “El libro del Millon” de Marco Polo, realmente me haces soñar.
    Un gran abrazo
    Dino

  4. Alex dice:

    Me sigo repitiendo: qué VIAJÓN!!!

    Las fotos me hicieron acordar a esa peli que vimos juntas hace años, la del camello que llora. En esa época, el viaje no era ni siquiera un sueño…

    A pesar de la distancia, te seguimos de cerca… así que, a seguir subiendo fotos y txt.
    Besos

  5. sil dice:

    QUE BUENO TENER NOTICIAS TUYAS!!! y saber que estás tan contenta y chocha de la vida con esos lugares increiblesss… estoy desde el 21 de mayo esperando saber cómo andas!! me encantaron tus fotos y tus relatos….
    disfrutalo mucho!! desde acá te acompañamos en el tren, en el camioncito…en cada paso!!
    un beso grande grande como la distancia que hay entre nosotras ahora!!! cuidate y segui disfrutando este viaje.. =)
    silvi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: