Vive Lituania

Vilnius. Podría atribuírsele un estilo similar al de Tallin. Con su ciudad vieja de calles medievales y edificios antiguos, Iglesias católicas (en este caso, casi una en cada esquina), parques y cafés de toldos y flores. Pero las dos capitales son tan distintas a la vez. Perderte en los callejones de Vilnius es entrar en su corazón, respirar su sentido de nacionalismo, y respirar su arte. Porque al menos a simple vista, la sangre parece correr más rápido en los rincones lituanos.

Ciudad y país golpeados por varias invasiones (los polacos, los rusos y los nazis); ciudad que en un tiempo fue la Jerusalem del Norte; ciudad del arte con su propia e hilarante república independiente (”oficialmente” conocida como Uzupis). Vilnius, de desfiles de épocas medievales; Vilnius de banderas lituanas en las ventanas.

Vilnius me encantó. Pintoresca, muy, pero sin esa sensación de encierro (como adentro de una postal) que me generó por momentos Tallin. Su casco antiguo no es una escenografía, vive el día a día como el resto de las calles. Tuve la suerte de llegar para un día nacional, en el que la ciudad dormía la siesta y festejaba después con desfiles y conciertos bajo la lluvia. Entre ellos, uno de campanas… enormes, grandes, medianas, chicas y  chiquitas, adentro de un camión, con teclas para tocarlas como se toca el piano. Increíble. Y así Vilnius me contó su historia, por medio de coros, instrumentos, un director de orquesta que le peleaba a la lluvia y una pantalla gigante con imágenes de guerras medievales.

Un país para volver. Junto a esta joyita que es la ciudad, en la que además respirás arte en cada esquina y pared.

Lituania tiene para ofrecer, también, varios parques nacionales, como Trakkai por ejemplo, elegido por muchos para casarse en verano.

MÁS FOTOS, AQUÍ

DATOS ÚTILES

–          Cómo llegar: bus desde Tallin, € 35, seis horas y media.

–          Cómo irse: bus a Warsow, Polonia, € 14,5, una noche de viaje (9 horas).

–          Dónde Dormir: Down Town Hostel, €10 y está justo a la entrada de la ciudad vieja (gates of dawn), a tres cuadras y media de la estación de bus y de tren.

–          Dónde comer: ayyy, se come tan bien en Vilnius y por nada de plata. Es una ciudad barata para vivir y comer. Imperdibles: zedpelin (clásico de Lituania, y riquísimo, es una especie de papa con carne adentro), dumplings de arándanos y ricota. El restaurant ideal para estos dos platos está a metros de la Chapel of the Blessed Mary, también sobre mano izquierda, entrando a la ciudad vieja por las Gates of Dawn.

–          Dato curioso: La Virgen de la capilla de la Blessed Mary es una Virgen Milagrosa, de la cual son devotos católicos y ortodoxos rusos. El Papa Juan Pablo II la visitó una vez también. Los Gates of Dawn son las únicas sobrevivientes de las nueve gates originales de la muralla de la ciudad.

3 Responses to Vive Lituania

  1. ferso dice:

    eggo… si querés en Malmo podemos dar lugar en la habitación a uno más !!! si querés venirte te esperamos….. igual no me acuerdo cuando te volvés!!
    besotes

  2. Mora dice:

    GROSSSOOO!!!!!!!!! MISSS YUUU!!!!!!
    BESO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: